top of page
  • Foto del escritorNAW CrossFit

Beneficios de las duchas frías para deportistas

Las duchas frías, una práctica que ha ganado popularidad en los últimos años, no solo son una forma de desafiar tu resistencia mental, sino que también pueden ser un aliado clave para los deportistas que buscan optimizar su rendimiento.


Debajo os explicamos todos los beneficios, pero primero, queremos presentaros al señor Win Hof, también conocido como Iceman, es un deportista extremo que tiene 21 récords en el libro Guinness. En el siguiente video nos presenta algunas razones de exponernos al frío, os invitamos a seguirlo.



Todo un personaje, pero en general ¿cuáles son los beneficios de las duchas frías para los deportistas?

  • Mejora la recuperación muscular: El agua fría provoca la vasoconstricción, lo que reduce el flujo sanguíneo a los músculos, ayudando a disminuir la inflamación y el dolor muscular después del entrenamiento.

  • Reduce el estrés y mejora el estado de ánimo: El contacto con el agua fría activa el sistema nervioso simpático, liberando endorfinas y noradrenalina, hormonas que tienen un efecto positivo en el estado de ánimo y combaten el estrés.



  • Fortalece el sistema inmunológico: La exposición al agua fría puede estimular la producción de glóbulos blancos, fortaleciendo las defensas del cuerpo y haciéndolo más resistente a las enfermedades.

  • Mejora la calidad del sueño: La ducha fría puede ayudar a regular la temperatura corporal, lo que a su vez puede mejorar la calidad del sueño, un factor crucial para la recuperación muscular y el rendimiento deportivo.

  • Aumenta la testosterona: Algunos estudios sugieren que las duchas frías pueden aumentar los niveles de testosterona, la hormona responsable del crecimiento muscular y la fuerza.


¿Cómo incorporar las duchas frías a tu rutina de entrenamiento?

No es necesario que te sumerjas en agua helada de inmediato. Puedes comenzar alternando agua caliente y fría durante la ducha, terminando con agua fría durante 30 segundos a 1 minuto. A medida que te vayas adaptando, puedes aumentar gradualmente la duración del agua fría. Si bien la mañana puede ser un buen momento para una ducha fría, ya que te ayuda a despertarte y energizarte, también puedes tomarla después del entrenamiento para optimizar la recuperación muscular.



Recomendaciones:

  • Es importante consultar con un médico antes de comenzar con las duchas frías, especialmente si tienes alguna condición médica preexistente.

  • No se recomienda tomar duchas frías si te sientes enfermo o cansado.

  • Asegúrate de hidratarte bien antes y después de la ducha fría.

  • Comienza con agua templada y ve bajando la temperatura gradualmente.

  • No te quedes bajo el agua fría por más de 3 minutos.

  • Respira profundamente durante la ducha fría para ayudar a relajarte.


Las duchas frías no son para todos, pero si decides incorporarlas a tu rutina de entrenamiento, puedes disfrutar de una serie de beneficios que te ayudarán a mejorar tu rendimiento deportivo y tu salud en general.

21 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page